Tenistas catalanes comparten su experiencia con una beca deportiva en EEUU

Jugar a tenis mientras se estudia una carrera universitaria resulta muy complicado en España. Sin embargo, en Estados Unidos se valora mucho a los deportistas y se les ofrecen facilidades para seguir entrenando y compitiendo mientras se estudia. Por eso, cada vez más jóvenes deportistas ven las becas de tenis en EEUU como la mejor opción para compaginar estudios y deporte en la universidad.

Hoy te presentamos a seis tenistas catalanes que están estudiando una carrera en Estados Unidos gracias a una beca deportiva:

  • Alex Ayguavives: estudia finanzas y matemáticas en Lenoir-Rhyne University.
  • Paula Boixader: se fue a estudiar Business a Armstrong State University y después hizo un transfer para ir a Georgia Southern University donde estudia una doble titulación de Marketing y Management.
  • Ivan Solans: se fue a estudiar psicología a Lindsey Wilson College. Y acaba de hacer un transfer para ir a estudiar contabilidad en Fairleigh Dickinson University.
  • Alba Cortina: se fue a estudiar una doble carrera en finanzas y marketing en Texas Tech University y después hizo un transfer a University of Alabama.
  • Jordi Blanchar: estudia Sports Management en Jacksonville State University.
  • María Teixidó estudia un doble grado de economía y marketing en University of Cincinnati.

Todos ellos consiguieron una beca de tenis para ir a EEUU. Hoy nos cuentan cómo está siendo su experiencia, cómo fue su llegada a Estados Unidos y las facilidades que encuentran para compaginar estudios y deporte:

Alex Ayguavives, tenista en Lenoir-Rhyne University.

 

¿CÓMO FUE LA DECISIÓN DE IRTE A EEUU?

Muchos jóvenes deportistas españoles compaginan el deporte con los estudios mientras están en el colegio y el instituto. Pero cuando la exigencia en los estudios va aumentando, empiezan a encontrar más problemas para seguir con el deporte. Paula Boixader cuenta que fue en los últimos cursos de la ESO y Bachillerato cuando se dio cuenta de lo complicado que era combinar los estudios con el tenis: “Yo no quería dejar el tenis pero tampoco quería dejar los estudios. Así que la opción de irme a EEUU y jugar al tenis al mismo tiempo que me sacaba una carrera era una oportunidad única que no podía desaprovechar”.

Lo mismo piensa Iván Solans, que explica por qué decidió irse a USA: “Yo decidí irme porque no había nada que perder. En tan solo 4 años volvería con una carrera universitaria, habiendo competido y entrenado un montón, con un nivel de inglés buenísimo y con unas experiencias que me harían crecer como persona y jugador”.

Alba Cortina cuenta cómo conoció la opción de irse a EEUU con una beca de tenis: “En muchos de los torneos que jugué cuando era cadete y junior empecé a escuchar la opción de ir a Estados Unidos con una beca. También tenía muchas compañeras, que eran mayores que yo, que empezaron a irse a USA y cuando volvían de las vacaciones hablaban de sus experiencias allí”.

Alba Cortina, tenista en University of Alabama.

 

Alba explica que no estaba dispuesta a renunciar al tenis pero tampoco a sus estudios: “Si quería continuar con las dos cosas, mi única opción era estudiar a distancia, pero no me convencía. Me empecé a informar más sobre la opción de irme a Estados Unidos y la verdad es que me encantó el sistema. Lo vi como la oportunidad perfecta: seguir practicando el deporte que más me gusta, estudiar una carrera, mejorar mi inglés y además con una beca al 100%. Así que lo tuve bastante claro y tomé la decisión de irme”.

Alex Ayguavives explica que optó por marcharse a Estados Unidos pese a tener opciones de estudiar en España: “Me admitieron en las universidades que me interesaban en Barcelona pero decidí irme a EEUU porque sabía que no iba a tener otra oportunidad como esta. Tener buena nota de bachillerato y selectividad me dio la tranquilidad de saber que tenía varias alternativas si USA no era lo que esperaba. Afortunadamente, la experiencia está siendo muy buena y no me arrepiento de la decisión que tomé hace dos años”, comenta Alex.

LA LLEGADA A USA

La llegada a Estados Unidos es un momento inolvidable para todos estos jóvenes. Jordi Blanchar cuenta que “fue una mezcla de nervios, ilusión, ganas de conocer gente y empezar ya aquello que llevaba tanto tiempo preparando”. Paula Boixader confiesa que la primera vez que vio su universidad se quedó impresionada: “¡Era enorme! Incluso había un bus dentro de la universidad para moverse por dentro. Mi primer pensamiento fue que me perdería y que nunca sabría cómo ubicarme en la universidad”.

Sobre lo que más les sorprende al llegar, Alba Cortina cuenta que “lo que más me sorprendió es que la gente valora muchísimo a los atletas y en los eventos deportivos hay mucha gente. Flipé con el estadio de fútbol y el de baloncesto porque da la impresión de estar en un estadio profesional”. María Teixidó recuerda que los primeros días siempre son más duros, de adaptación, pero luego te acostumbras: “Quizás lo que más me costó fue el aprender costumbres y la mentalidad americana, ellos son muy diferentes a nosotros, pero saberlo me hizo crecer y aprender”.

El tenista Alex Ayguavives con su equipo.

 

COMPAGINAR ESTUDIOS Y DEPORTE

Alex Ayguavives dice que compatibilizar el tenis con los estudios es mucho más fácil en EEUU. “El horario está pensado para realizar ambas actividades a un alto nivel. Clases por la mañana y entrenamientos por la tarde. Este horario te permite ir a unas 3/4 clases al día y poder entrenar unas 2/3 horas en pista. Si no pierdes mucho el tiempo, compatibilizar los estudios con el tenis es posible”.

Paula Boixader explica que el coach les da los horarios de entreno antes de registrarse en las clases y así pueden organizarse el resto del día como quieren: “Para mí, es mucho más fácil compaginar estudios y deporte en EEUU que en España. Al ser deportista te ayudan mucho, los mismos profesores te explican todo lo que han dado en clase cuando no puedes ir por algún evento deportivo, o incluso te cambian exámenes, presentaciones o trabajos que coinciden con días de competición”.

Lo mismo dice Iván Solans: “Las universidades en EEUU facilitan mucho a los deportistas el compatibilizar el tenis con los estudios. Los profesores entienden que somos deportistas y te facilitan las cosas si saben que ciertas semanas viajas con el equipo a algún torneo”. El tenista explica que es mucho más fácil estudiar y entrenar en EEUU que en España: “No conozco a nadie que esté estudiando una carrera en 4 años en España y que entrene y compita tanto como los estudiantes de EEUU. En España la gente que quiere hacer esto tienen que hacer la carrera cogiendo pocos créditos y con más de 4 años”.

María Teixidó explica que, además de ser más sencillo compaginar estudios y deporte en EEUU, algo que le encanta de la cultura americana es la gran importancia que le dan al deporte ya que la mayoría de personas lo practican de alguna forma.

 

María Teixidó, tenista en University of Cincinnati.

 

NIVEL DEPORTIVO EN EEUU

Estos jóvenes que se van a EEUU buscan estudiar una carrera universitaria y conseguir un nivel bilingüe de inglés mientras que mejoran su nivel deportivo. Paula Boixader explica qué diferencias encuentra entre el nivel deportivo en España y en EEUU: “Las diferencias son muy grandes, allí dedicas muchas horas a la preparación física. En España nunca había levantado pesas, mientras que en EEUU la preparación física se centra en esto. Al principio levantaba muy poco, pero a medida que pasa el semestre vas cogiendo más musculatura y vas subiendo mucho el peso que levantas”.

Alex Ayguavives nos cuenta que el nivel deportivo en EEUU es alto y exigente: “Invertimos mucho tiempo durante la semana entrenando y preparándonos físicamente. Cuando estamos en la temporada alta de competiciones, jugamos un par de partidos por semana o incluso tres”. Alba Cortina confiesa la preparación física es a lo que más le costó adaptarse porque no estaba acostumbrada a ese ritmo, especialmente a las pesas.

 

Paula Boixader, tenista en Georgia Southern University.

 

NIVEL ACADÉMICO

En cuanto al nivel académico en EEUU y las diferencias entre el sistema educativo americano y el español, Iván Solans explica que en USA se valora mucho más el esfuerzo del estudiante: “En Estados Unidos premian mucho el trabajo y la constancia. Ésa es la mayor diferencia que veo entre EEUU y España. Aquí si quieres aprobar y no tienes la capacidad para hacerlo, muchas veces suspendes. En EEUU si el profesor ve que te implicas y que quieres sacar nota, se asegura de que recibas la ayuda e incluso se ofrece a ayudarte personalmente. Yo tengo el número de teléfono y el correo de todos mis profesores y es increíble cómo se implican en su trabajo. El concepto de profesor está mucho más avanzado en EEUU”.

Paula Boixader explica que las clases de la universidad son distintas a lo que ella pensaba antes de ir: “Yo me imaginaba clases muy grandes y con mucha gente, pero realmente la mayoría de clases no son muy grandes y tienes un trato más próximo con el profesor”. Además, cuenta que la forma de evaluar es distinta: “En España toda la nota depende de los exámenes, mientras que en EEUU (al menos en mi universidad) durante el semestre tenemos muchos deberes, redacciones, trabajos en grupo… que te preparan muy bien para los exámenes. Puedes sacar sobresalientes en los exámenes pero si no vas a clase y no haces los deberes, puedes quedarte con un aprobado justo o suspender”.

 

Iván Solans, tenista en Lindsey Wilson College.

 

Alba Cortina coincide en que los estudios en Estados Unidos son más prácticos: “Estoy estudiando una doble carrera en Finanzas y Marketing. Para mí los estudios son bastante diferentes y me gusta más el sistema de EEUU. Cuando tenía que estudiar en España era mucho más teórico y tenías que aprenderte el libro de memoria. En cambio, en EEUU para hacer bien los exámenes tienes que entenderlo y es más práctico”. Lo mismo piensa Paula: “Personalmente, lo que me gusta más es que en Estados Unidos todo es más práctico, no es tan teórico como en España, lo cual hace las clases más entretenidas”.

 

UNA EXPERIENCIA INOLVIDABLE

Todos ellos coinciden en que están viviendo una experiencia increíble y que lo mejor de todo son las personas que están conociendo: “Estoy haciendo amigos de todo el mundo y el vínculo que creas con algunos de ellos es muy especial”, cuenta Iván Solans. Lo mismo piensa María Teixidó: “Lo mejor quizás de esta experiencia es el hecho de aprender un idioma casi a la perfección y el conocer a tantas personas de diferentes partes del mundo”.

“Me quedo con toda la gente que he conocido durante estos dos años, el constante aprendizaje dentro y fuera de la pista y las experiencias que he vivido con mi equipo”, cuenta Alba Cortina. “Yo diría que lo mejor que me llevo es toda la gente que he conocido y que algunos de ellos son mis mejores amigos. Lo peor, para mí, es el estar tan lejos de casa y no poder ver a mi familia tan a menudo”, explica Paula Boixader.

“Los momentos más divertidos los he pasado con mis compañeros de equipo en la furgoneta de la universidad y en las pistas de tenis. El equipo acaba siendo una familia y siempre es algo bueno ir a jugar fuera ya que los viajes en la furgoneta son de los más divertidos. ¡Allí hacemos de todo, cantar, contar bromas y sobre todo celebrar las eliminatorias que ganábamos cuando no éramos favoritos! No me voy a olvidar de las incontables bromas y las vivencias con mi equipo”, cuenta Iván Solans.

 

Jordi Blanchar, tenista en Jacksonville State University.

 

¿QUÉ LE DIRÍAS A UN TENISTA QUE ESTÁ PENSANDO EN IRSE A EEUU?

Les preguntamos a los cinco qué le dirían a los deportistas españoles que se están planteando la opción de irse a EEUU: “Les diría que es una experiencia 100% recomendable. Es muy buena manera de invertir todo el esfuerzo y dedicación que le has puesto a un deporte durante tantos años. Hay que tener en cuenta que es un tren que probablemente solo pasa una vez en la vida”, dice Alex Ayguavives. Jordi Blanchar anima a todos los deportistas a intentarlo: “Que no se lo piensen, es la mejor decisión de mi vida. Es como si te hiciera un “click” en la cabeza, te hace cambiar la perspectiva y ver las cosas a mejor”.

Lo mismo piensa Paula Boixader: “Les diría que lo prueben, no se pierde nada y, si no te gusta, siempre puedes volver. Es una oportunidad que no todo el mundo tiene y que los que la tenemos la tendríamos que aprovechar al máximo. Una vez estás allí, cada año pasa más rápido, así que se tiene que aprovechar cada minuto”. María Teixidó coincide en que hay que disfrutar al máximo la experiencia: “Les diría que tengan muy clara la opción de irse allí a vivir ya que es un gran paso; y una vez lo hayan decidido, que disfruten y expriman al 100% la experiencia porque vale la pena”.

Iván Solans cree que es una experiencia única que hay que vivir: “En tan solo 4 años se vuelve con una carrera universitaria de EEUU, habiendo competido y entrenado un montón, con un nivel de inglés buenísimo y con unas experiencias que enriquecen mucho”. “Creo que es un gran privilegio poder disfrutar de una beca que te permite seguir mejorando tu nivel deportivo con unos recursos extraordinarios y a la vez sacarse una carrera universitaria en inglés. Esto, sin tener en cuenta todas las amistades, experiencias y viajes que vas a realizar durante todo este tiempo”, dice Alba Cortina.

 

La tenista María Teixidó con su equipo.

 

BECAS DE TENIS EN EEUU

Si sueñas con vivir una experiencia como la de Alex, Paula, Ivan, Alba, Jordi y María, ¡puedes hacerlo! Puedes optar a una beca de tenis en EEUU. El primer paso es completar con tus datos este formulario para que expertos de AGM se pongan en contacto contigo y te informen de tus opciones de beca.

SUSCRÍBETE AL BLOG
Recibe los últimos artículos de AGM.

Recibe los últimos artículos de AGM.

Ver política de privacidad

Sandra Pallarés
sandra.pallares@agmeducacion.com


¿QUIERES QUE TE INFORMEMOS SOBRE TUS POSIBILIDADES?

Te recordamos que AGM puede evaluarte sin compromiso