Mikel Herrero, uno de los primeros futbolistas españoles becados en USA: “EEUU me hizo abrir la mente y madurar”

becas de fútbol

¿Juegas a fútbol y quieres estudiar una carrera? Seguro que sabes las dificultades que hay en España para poder hacerlo. Compaginar estudios y deporte a un alto nivel resulta muy complicado en nuestro país. Por eso, cada vez más jóvenes optan por irse a estudiar a universidades en EEUU donde encuentran muchas más facilidades para estudiar y continuar con su deporte. Además, las universidades americanas ofrecen becas tanto académicas como deportivas para estudiantes internacionales. ¿Quieres saber cómo es la experiencia de un joven deportista en USA? ¡Sigue leyendo! 

CONOCE A MIKEL HERRERO

Hoy te presentamos a Mikel Herrero. Fue uno de los primeros futbolistas a los que ayudamos a conseguir una beca deportiva para estudiar en una universidad en EEUU. El joven vasco se marchó en 2005 a estudiar a Auburn University Montgomery y hoy nos cuenta cómo fueron sus años en USA y cuál ha sido su trayectoria desde entonces. ¡No te lo pierdas!

  • ¿Cuándo y por qué decidiste irte a EEUU?

Era el año 2005 y estaba viviendo en Madrid. Estudiaba la carrera de Actividad Física y del Deporte en la universidad y jugaba en el Club de Fútbol Rayo Majadahonda. En este equipo fue donde conocí a Oscar González, ahora compañero vuestro, pero que en aquellos años todavía no estaba trabajando en AGM. Fue otro compañero del equipo el que me habló sobre una persona que vivía en Madrid y que ayudaba a deportistas a conseguir becas deportivas en universidades de Estados Unidos. Esa persona era Alfonso Honrado.

AGM todavía estaba en construcción y no había una oficina donde reunirse, así que Alfonso me citó en una cafetería del centro de Madrid y allí hablamos largo y tendido. Yo fui con muchas preguntas en la cabeza, pero antes de poder hacérselas, Alfonso me quiso contar lo que es vivir “la experiencia universitaria americana”. Me contó su experiencia como tenista universitario, la vida en EEUU y me habló de lo fácil que era compaginar estudios y deporte. Aquella charla me motivó tanto que ese mismo día llamé a mis padres por teléfono para explicarles que quería conseguir una beca deportiva universitaria en EEUU.

Afortunadamente mis padres me apoyaron en todo, vinieron desde Bilbao a Madrid para conocer a Alfonso y le preguntaron sobre cómo sería el proceso. Podría decir que la charla de Alfonso y el apoyo de mis padres fueron las principales razones para marcharme a EEUU.

  • ¿Cómo recuerdas todo el proceso para conseguir la beca?

Pues el proceso no fue sencillo ya que tuvimos que hacer mucho papeleo en poco tiempo. Fue una carrera contrarreloj porque en abril de 2005 empezamos a gestionar todos los documentos necesarios para empezar la universidad en agosto de ese mismo año.

Durante esos meses, recuerdo que Alfonso me decía que había contactado con varias universidades y teníamos que esperar a que alguna de ellas se interesara por mí. Alfonso tenía experiencia consiguiendo becas a tenistas, pero nunca había gestionado una beca para un futbolista. Creo que fui el primer futbolista que consiguió una beca mediante AGM.

Finalmente, se interesó por mí la universidad Auburn University at Montgomery en el estado de Alabama.

  • Cuéntanos cómo recuerdas tu llegada a EEUU

Yo ya había visitado EEUU de pequeño varias veces con mis padres. Había estado de vacaciones en el este (Florida, Maryland, New York…) y en el oeste (California, Nevada, Utah…), pero nunca en la América profunda, como es el caso de Alabama. Antes de llegar, tuve que mirar en el mapa dónde estaba Alabama porque de memoria no sabía situarlo.

La primera vez que llegué a Alabama fui acompañado por mi madre. Era casi finales de agosto de 2005. Recuerdo aterrizar en el aeropuerto de Atlanta y coger un autobús hasta Montgomery, capital de Alabama. Llegamos de madrugada y al bajarnos del autobús en Montgomery notamos el calor y humedad que Alabama tiene en verano. Siendo sincero, la llegada no fue la más ideal. Pero al día siguiente mejoró todo. Después de haber descansado en un hotel cercano a la universidad visitamos el campus universitario y allí pude conocer a algunos de mis compañeros de equipo.

Los primeros días la universidad me asignó una habitación compartida en uno de sus edificios que parecía como un hotel. Parecía acogedora, pero aquella habitación no disponía de cocina y tenía que desayunar, comer y cenar en la cafetería del campus universitario. Aquella comida de la cafetería no era el tipo de comida a la que yo estaba acostumbrado. Yo venía de estar viviendo en Madrid, cocinando mi propia comida y comprando alimentos algo más sanos. Pero la situación cambió el segundo día que empecé a entrenar. Después de hablar con el entrenador y explicarle la situación, él mismo me cambió a otra zona del campus donde había unos apartamentos compartidos que sí tenían cocina. Allí compartí apartamento con otro compañero de equipo que era de Guatemala.

  • Háblanos de tu experiencia en USA, ¿qué te ha aportado a nivel personal y a nivel profesional?

La experiencia fue fantástica. Creo que ahora que ha pasado el tiempo, todavía valoro más lo que viví allí. La verdad es que yo pensaba que iba a ir a EEUU solo un año, como un Erasmus, para aprender inglés y volver a Madrid para acabar la carrera que ya había empezado. Pero el entrenador me comentó que me podían dar la beca para cuatro años, que es lo que dura una carrera universitaria. Aquello me abrió una oportunidad nueva que no dejé escapar y me matriculé en Psicología.

La experiencia fue muy positiva. A nivel profesional, me ayudó a obtener una carrera y a mejorar mi nivel de inglés. Pero puede que lo más importante fuera el cambio a nivel personal. Cuatro años en un país diferente, con una cultura diferente y compartiendo experiencias con personas de otros países (islandeses, serbios, alemanes, irlandeses, ingleses, sudafricanos,…) me hizo abrir la mente y madurar en mis relaciones interpersonales. 

  • Cuéntanos tu opinión sobre el nivel deportivo en EEUU.

Mi equipo estaba formado por jugadores extranjeros. Casi el 90% de los jugadores eran de fuera de EEUU, pero lo que más me sorprendió fue que, de todos los extranjeros, la mayoría eran de Islandia. Once jugadores islandeses que llevaban tiempo jugando allí y que cada año aportaban alguna incorporación nueva de su país. El nivel del equipo era bueno, teníamos jugadores europeos que en sus países no habían llegado a ser profesionales pero que para el nivel universitario americano, daban muy buen rendimiento.

Entrenábamos todos los días de 13:30 a 15:30h. Aunque el horario parece raro, tiene su sentido. Con este horario podías coger clases por la mañana y por la tarde sin alterar tu rutina académica. Al principio me costó adaptarme a ese horario porque no sabía cuándo comer: ¿Antes o después de entrenar? Con el tiempo me acostumbré a los horarios. Antes de entrenar hacía un pequeño almuerzo y después hacía una comida potente, incluso me echaba una siesta si no tenía clase por la tarde.

La principal diferencia que noté respecto a España fue el poder compaginar deporte y estudios sin ningún problema.

  • ¿Y a nivel académico? ¿Cómo fue estudiar la carrera en USA?

El nivel académico era bueno. Por lo menos en mi carrera, el profesorado de Psicología estaba muy bien valorado. Al principio pensé que me iba a costar mucho poder estudiar una carrera en inglés. Pero una vez que dominas un poco el idioma y te adaptas a la metodología, todo va sobre ruedas.

Me sorprendió la manera de evaluar ya que cada dos semanas aproximadamente hacíamos algún test o trabajo que puntuaba para la nota final. Si llevabas la asignatura al día era sencillo aprobar y no hacía falta hacer un examen final teniendo que estudiarte toda la materia de golpe.

Puede que en la universidad americana la manera de dar las asignaturas sea un poco más práctica, lo que ayuda a ver cómo sería el futuro trabajo que podrías desarrollar después de acabar la carrera.

  • Cuéntanos, ¿cuál ha sido tu trayectoria desde que acabaste la carrera? ¿Has estado trabajando? ¿Has seguido formándote?

Nada más acabar la carrera, en mayo de 2009, volví a Bilbao. Pero un mes antes de graduarme ya estaba mandando curriculums a empresas y colegios. Dio la casualidad de que un colegio necesitaba suplir una baja de un profesor de inglés desde mayo hasta final de curso y ese fue mi primer trabajo nada más aterrizar en Bilbao. Después conseguí una beca para trabajar en el departamento de prevención del astillero de Bilbao realizando tareas sobre el aspecto psicológico de la prevención. En el 2010 me contrataron para dar formación a trabajadores de ayuntamientos de los diferentes municipios de Bizkaia.

Y un año más tarde entré en Fundación Integrando para ejercer como orientador sociolaboral con colectivos en exclusión social. Aquí llevo más de siete años. Actualmente compagino ese trabajo con el de profesor de Psicología en la Escuela Vizcaína de Entrenadores de fútbol que inicié también en 2011.

Me he seguido formando en psicología abarcando dos áreas: recursos humanos y deporte. Dentro de los recursos humanos he hecho cursos de orientación específicos con colectivos en exclusión y en el deporte realicé la formación de Técnico Superior en Psicología del Deporte.

  • ¿Cuáles son tus expectativas para el futuro?

De momento, mi futuro es mantener el trabajo en el que estoy actualmente. Pero sí que es cierto que tengo una especial ilusión en poder trabajar algún día a tiempo completo como psicólogo deportivo en algún club de fútbol.

  • ¿Qué le dirías a un deportista español que se está planteando esta opción? ¿Merece la pena?

¡Claro que merece la pena! Pero también tengo que decir que este viaje no se puede hacer si no vamos con la motivación necesaria y con la disposición apropiada para adaptarse a los retos que surgirán durante esos cuatro años. Yo tuve el apoyo de la familia y eso me dio la confianza para dar el paso. Pero la motivación y disposición están en uno mismo.

Así que animo a todo deportista que quiera compaginar deporte y estudios a que vivan la experiencia americana sin miedo y con ilusión. Dar el paso no lo tenemos que ver como un problema. Es un reto que nos ayudará en nuestro futuro profesional y personal.

 

BECAS DE FÚTBOL EN EEUU

¿Tú también eres futbolista? ¿Te gustaría vivir la misma experiencia que Mikel Herrero? ¡Tú también puedes hacerlo gracias a las becas deportivas en EEUU! El primer paso es completar el formulario de nuestra página web con tus datos para que podamos analizar tu perfil. Lo evaluaremos y te informaremos de tus opciones de conseguir una beca. ¡Es el momento! 

 

SUSCRÍBETE AL BLOG
Recibe los últimos artículos de AGM.

Recibe los últimos artículos de AGM.

Ver política de privacidad

Sandra Pallarés
sandra.pallares@agmeducacion.com


¿QUIERES QUE TE INFORMEMOS SOBRE TUS POSIBILIDADES?

Te recordamos que AGM puede evaluarte sin compromiso