La NCAA al desnudo

La NCAA (National College Athletic Association), una de las competiciones que más interés despierta en el mundo, está llegando a su recta final con la disputa del los campeonatos individuales de tenis y golf.

Como os hemos comentado en alguna ocasión, la NCAA fue fundada en 1904 por mediación del Presidente de los Estados Unidos, Theodore Roosevelt (Los 10 presidentes de Estados Unidos más deportistas de la historia), con el objetivo de regular las competiciones universitarias (especialmente fútbol americano y baloncesto) que comenzaron a cobrar mucha importancia en aquellos años. La NCAA asentó las bases de una reglamentación que garantizaba unos mínimos éticos para que no se perdiera el espíritu educativo en el deporte universitario. Por otro lado, en los años 40 se creó la NAIA, una asociación deportiva similar a la NCAA pero con otros matices que puedes conocer a continuación (¿Qué es la NAIA?).

Hoy en día, la NCAA es sinónimo de alto rendimiento. Las universidades se han convertido en la principal cantera para los equipos de las grandes ligas (fútbol americano y baloncesto fundamentalmente), que escogen a los más destacados a través de los conocidos “drafts” o rondas de fichajes en las que se selecciona a los deportistas más
cualificados. Pero no todo es fútbol americano o baloncesto en la NCAA. Actualmente, 24 deportes entre los que destacan el tenis, la natación o el atletismo, son el vivero de Estados Unidos para Mundiales o Juegos Olímpicos.

La NCAA reúne a las universidades en 3 divisiones que a su vez tienen subdivisiones en función de criterios que no son estrictamente deportivos. Por ejemplo, para poder competir en Division I, una universidad tiene que tener al menos 7 secciones masculinas y 7 femeninas. Otro ejemplo es que para participar en la Division I de fútbol americano es necesario disponer de un estadio con un mínimo de asientos y una audiencia media superior a 17,000 espectaculares. Una vez se pertenece a una división, cada deporte tiene sus propias conferencias en base a criterios geográficos.

La NCAA se ha convertido en un negocio multimillonario tanto para las universidades como para las asociaciones universitarias que participan en las 89 competiciones que acoge la NCAA. Casi la totalidad de su volumen de negocio lo general el baloncesto y el fútbol americano, los dos grandes deportes universitarios. De hecho,  tanto a la Division I de baloncesto como la de fútbol americano se  les denomina como “Big Time” porque ambas generan el 90% de los ingresos por derechos televisivos del deporte universitario.

¿De donde proceden los ingresos televisivos de la NCAA? Las asociaciones y universidades comercializan la venta de derechos de televisión de las distintas competiciones que se organizan en los campus universitarios americanos. Los contratos superan incluso a las cifras que manejan en el fútbol europeo. En 2010, la NCAA cerró un
acuerdo por 14 años con CBS y TBS para retransmitir los partidos de la “March Madness” de baloncesto. Estas dos cadenas desembolsarán 7.700 millones de euros por los derechos de televisión. Pero no solo la NCAA negocia contratos de televisión. La conferencia Big 12 firmó en 2012 un acuerdo por 13 años con ESPN y FOX por los derechos del fútbol americano y el baloncesto por valor.

La relevancia de la NCAA va más allá de los derechos televisivos y de los miles de aficionados que ven los partidos en directo. La repercusión es tal que empresas líderes en el sector de los videojuegos lanzan cada año sus versiones NCAA y sus ventas no tienen nada que enviar a las versiones con equipos profesionales NBA, FIFA o NFL. A continuación puedes ver algunas de las últimas portadas del videojuego NCAA BASKETBALL de EA Sports, compañía líder en la creación de videojuegos deportivos (FIFA, NBA Live, etc). Como puedes observar, estrellas de la NBA como Carmelo Anthony, Kevin Durant, Kevin Love o Blake Griffin han sido portada de este mítico videojuego.

Lo más curioso de todo lo que rodea a la NCAA es que, aún siendo un jugador de portada de videojuego, los estudiantes-deportistas no pueden cobrar ningún salario por parte de sus universidades mientras ellas se enriquecen como hemos comentado anteriormente. Esto se debe a que la NCAA deja muy claro que los estudiantes-deportistas (student-athletes en la versión original) deben ser amateurs y por tanto no pueden percibir ninguna remuneración. La única forma de atraer a un jugador a tu equipo es ofreciéndole una beca que cubra una parte o la totalidad de los gastos que supone estudiar en esa universidad, así como los gastos que eso conlleva (alojamiento, alimentación, libros, seguro médico…). Para saber más acerca de esto os recomendamos leer los siguientes post de “Educación en USA”¿Cómo funcionan las becas de baloncesto en universidades de Estados Unidos?Jugadores de baloncesto españoles compitiendo en High Schools y universidades americanas.

¿Quieres saber más sobre la NCAA? Te recomendamos leer este interesantísimo artículo de la revista Metadeporte, “La oportunidad latente del deporte universitario“.

Fuente: Metadeporte

Tags:
Equipo AGM
marketing@agmeducacion.com
Suscríbete a nuestro blog!

Recibirás un aviso cuando publiquemos un artículo



¿QUIERES QUE TE INFORMEMOS SOBRE TUS POSIBILIDADES?

Te recordamos que AGM puede evaluarte sin compromiso