Judit Castillo, tenista becada en EEUU: “Era la mejor opción y una recompensa tras todo el trabajo realizado”

Las becas deportivas en EEUU ofrecen la posibilidad de compaginar estudios y deporte en la universidad. Muchos jóvenes deportistas se ven obligados a dejar de competir cuando llegan a la universidad por la dificultad de compaginar las dos cosas en España. Sin embargo, las universidades americanas ofrecen facilidades a los deportistas para poder adaptar sus horarios lectivos a los de los entrenamientos, razón por la que cada año más jóvenes españoles tratan de optar a estas becas deportivas.

Hoy te contamos el caso de Judit Castillo, joven turolense que tenía claro que no quería dejar el tenis para estudiar en la universidad. Durante tres años en el instituto, viajaba hasta Valencia para entrenar allí. En 4º de la ESO decidió trasladarse finalmente a vivir a Valencia, pero al conocer la opción de las becas de tenis en EEUU, no dudó y pensó que era la mejor opción. A punto de comenzar su tercer año en Northwestern State University, nos cuenta cómo está siendo su experiencia en USA, ¡no te lo pierdas! 

 

LA EXPERIENCIA DE JUDIT CASTILLO

 

  • Estás pasando el verano en España, ¿cómo ha sido la vuelta a casa?

Volver a casa siempre es especial. Suelen pasar unos cuatro meses desde que marcho para USA hasta que vuelvo a España. Vivir fuera ayuda a ver todo desde un punto de vista diferente y, personalmente, me ha ayudado a apreciar más cada momento con la familia y los amigos de aquí de España.

  • Has estado trabajando en los campamentos de Equelite Sport Academy, cuéntanos cómo ha sido la experiencia. 

La experiencia en la Academia de Juan Carlos Ferrero – Equelite ha sido muy gratificante. Este es el segundo año que trabajo allí. El primero fue en verano de 2017. Ese verano estuve trabajando como becada un mes y luego el resto del campamento de manera regular. Además, la primera semana del mes de agosto tuve la posibilidad de entrenar como jugadora con el grupo de competición de la academia, lo que me ayudó a llegar preparada a la temporada que me esperaba en Estados Unidos.

Este verano he estado trabajando menos tiempo (un mes), ya que quería dedicar más tiempo a la familia y amigos. Sin embargo, ha sido un mes intenso con el Stage completo durante varias semanas.

  • ¿Por qué has decidido trabajar como entrenadora en estos campamentos? 

Personalmente, y sin duda alguna, lo mejor de estos campamentos son las personas. Recuerdo cuando llegué en 2017, que no conocía prácticamente a nadie. Tenía apenas 18 años y los profesionales de la academia me ayudaron en todo momento, lo que hizo que creciera tanto personal como profesionalmente. Ese año conocí a varias personas que este año he vuelto a ver en los campamentos. Además, ese feeling, ese compañerismo y el saber que tienes buenos profesionales y amigos al lado, hace que trabajes mejor. Hay muy buen ambiente entre trabajadores y eso se nota en la pista y en los resultados que obtienen los niños y niñas del campamento.

Por otra parte, los vínculos que creas con los alumnos y alumnas tras varias semanas trabajando en pista y que te encuentras por las instalaciones de la academia, hacen que los entrenadores tengamos un rol aún más importante para ellos. Digamos que somos su punto de referencia durante su estancia.

Si en 2017 fue mi primer verano como entrenadora, en 2010 fue mi primer año como jugadora en el Stage. Estuve una quincena del verano de 2010 y fueron 15 días inolvidables. Conocí a chicos y chicas con los que sigo estando en contacto hoy en día; entrené y mejoré muchísimo física y tenísticamente. Además, me lo pasé genial en las horas de animación. Realizaron un trabajo remarcable y eso hizo que años más tarde, y con las ganas de trabajar como entrenadora, quisiera venir a la Academia de Juan Carlos Ferrero. Quería ganar experiencia junto a los mejores profesionales y de alguna manera tratar de compartir con los alumnos que vienen cada semana lo que yo viví aquella quincena de 2010. 

  • Vas a comenzar ya tu tercer año en EEUU, cuéntanos cómo conociste la opción de irte allí con una beca deportiva y cómo fue el proceso para conseguir la beca

La opción de ir a EEUU la conocí gracias a vosotros. Me contasteis las oportunidades que tenía a nivel deportivo si me marchaba a la universidad en Estados Unidos. Al principio tuve un poco de miedo, pues no había viajado más allá de Aragón, Comunidad Valenciana y un poquito de Castilla y León; por lo que pensar en un futuro en Estados Unidos me parecía de otro planeta. Pero después de toda la información que me disteis, tanto mi familia como yo vimos que era la mejor opción y una recompensa tras todo el trabajo realizado desde los 12 años que empecé a jugar a tenis.

Una vez tomada la decisión de emprender rumbo a Estados Unidos, comenzó todo el proceso de preparación de exámenes: SAT, que es como la selectividad americana; y el TOEFL, que es un examen de nivel de inglés. Además, hicimos un vídeo en el que salía entrenando y lo colgamos en YouTube para que los entrenadores de las diferentes universidades de Estados Unidos pudieran verlo en sus periodos de ‘recruitments‘.

Una vez colgado el vídeo y a la espera de las notas de los exámenes, son muchos los entrenadores de diferentes universidades los que se ponen en contacto con AGM o con el jugador. Además, son muy importantes también las calificaciones obtenidas en los cuatro últimos cursos de instituto (en mi caso 3º y 4º de la ESO y 1º y 2º de bachillerato).

Una vez que los entrenadores se ponen en contacto con el jugador, es éste el que localiza las universidades y las “investiga”, viendo división, conferencia, rankings, equipo, entrenadores, localización, opción de grados académicos y un largo etc, que AGM me ayudó a desglosar para encontrar la opción ideal. Finalmente, una vez decidido el destino, empezaba el proceso de firmar el contrato, acudir a la embajada de Estados Unidos en España y un poco más de papeleo.

  • ¿Cómo está siendo tu experiencia en USA?

La experiencia en USA está siendo inolvidable. Es otro mundo. Hay que vivirlo para contarlo y experimentarlo para explicarlo. Allí el tiempo vuela. Parece que fue ayer cuando llegué como freshman y en Agosto voy a comenzar el tercer año de universidad como junior.

Creo que las personas son las que hacen que un lugar o un momento sea especial. Y creo que he tenido mucha suerte de haberme encontrado durante estos años a personas que están haciendo que esta experiencia sea muy gratificante a todos los niveles: personal, deportivo, académico…

  • ¿A qué te costó más adaptarte? 

Al principio lo que más me costó fue el idioma. En España nunca fui a una academia de inglés y lo que sabía era lo que había aprendido en el instituto, donde principalmente nos enseñaban a escribir y leer en inglés. Además, el inglés americano es bastante diferente al británico; y no es lo mismo atender en una clase que estar inmersa en esa lengua. Esto último fue lo que hizo que mejorara tantísimo con el idioma.

  • ¿Cómo llevas el convivir con personas de tantas partes distintas del mundo?

En el equipo de tenis somos ocho jugadoras, de las cuales había dos rusas, una ucraniana, una serbia, dos polacas, una canadiense y yo española. Algunos de nuestros entrenadores eran americanos, suecos y armenios. Además de tener amigos americanos, colombianos, mexicanos, hondureños, puertorriqueños, franceses, indios… Muchísima diversidad cultural que aprecio cada día más. Aprendemos muchísimo unos de otros, compartimos parte de nuestras culturas, nos conocemos mejor y conocemos otras culturas que ayudan a enriquecernos y a abrir la mente a nuevas formas de vida. Cada país es diferente aunque en el fondo seamos muy parecidos, pero la diversidad cultural en la que nos encontramos no dificulta la convivencia; al contrario, nos ayuda a mejorarla y a entendernos mejor como personas.

Además, en este tiempo he probado comida de todos esos países; escuchado diferentes tipos de música; aprendido bastantes palabras de diferentes lenguas, como es el caso del ruso; bailado (o tratado de bailar) los bailes típicos de cada país; hablado y conocido la política, costumbres, tradiciones, historia, situación actual y festejos de cada país… entre otras muchas cosas. Y, además, les he podido enseñar un poquito de nuestro país. Estos momentos en los que le damos valor al compartir tienen un significado especial.

  • Háblanos del nivel deportivo en EEUU, ¿qué diferencias has notado respecto a España?

Cuando los estudiantes-atletas que terminan la carrera o que tan solo llevan un semestre en una universidad americana dicen que es otro mundo, es porque la diferencia entre lo que vivíamos a diario y lo que hemos pasado a presenciar es muy, muy grande.

Bien es cierto que la diferencia de niveles depende un poco de la Conferencia y división en la que la universidad se encuentre; sin embargo, la exigencia deportiva a la que los deportistas están expuestos es muy alta. Lo cual, personalmente, me encanta. Una persona que quiere y te ayuda a mejorar es una persona que se preocupa por ti y te aprecia, pues quiere que saques tu máximo potencial; y eso es lo que la mayor parte de las universidades americanas ofrece.

Además, pienso que el deporte tiene una importancia especial en Estados Unidos. Eso lo podemos observar, entre otras muchas cosas, en el apoyo que reciben los deportistas y equipos que representan a las diferentes universidades, las instalaciones que disponemos en los Campus y un largo etcétera que sólo viviéndolo podemos ser conscientes de la magnitud que tiene el deporte en USA.

  • Estudias Sports Sciene, ¿cómo llevas los estudios? ¿Qué tal el nivel académico en EEUU?

Hasta el momento los estudios los llevo muy bien, tengo un GPA General en estos dos años de carrera de 3.951. Así que estoy muy contenta por cómo me están yendo los estudios. Pero al igual que el nivel deportivo, el nivel académico depende de universidades. Los cursos están divididos en semestres y en la mayor parte de las asignaturas no nos lo jugamos todo a un examen final, por lo que ayuda de alguna manera a aprender más allá que memorizar.

Por otra parte, los profesores entienden la situación de los estudiantes-atletas, los cuales llevan un ritmo de vida completamente diferente a los estudiantes regulares. Así es que cuando tenemos torneos y no podemos asistir a alguna clase o examen, nos ayudan en todo momento para buscar la mejor fecha para realizar el examen o a no perder materia y estar al día con el temario. Ese tipo de detalles hacen que el atleta se sienta respaldado deportiva y académicamente, lo que ayuda a un mejor rendimiento en ambos campos.

  • ¿Cómo es tu día a día en USA? 

Podríamos decir que el día a día de un estudiante-atleta es bastante completo. Algunos días de la semana comenzábamos el día a las 6:30 de la mañana realizando preparación física. Dependiendo del día empezaba las clases a las 8 o a las 9:30 de la mañana. Normalmente realizaba de una a tres clases presenciales diarias, pues suelo tener algunas clases online (la posibilidad de tener clases online me gusta bastante pues me permite tener una mejor organización del día a día).

Normalmente, media hora antes del entrenamiento tenístico diario, iba al fisioterapeuta para realizar alguna cura, vendaje, o ajuste previo al entrenamiento. Nuestros entrenamientos de tenis comenzaban a las 14:15 y tenían una duración de entre dos horas y media y tres horas y media. Un día a la semana después del entrenamiento tenístico teníamos preparación física, que no duraba más de una hora.

En temporada, los viernes solíamos viajar porque teníamos competición el fin de semana. Sin embargo, durante el Fall, si no jugábamos torneos, solíamos entrenar a tenis los sábados por la mañana y descansábamos sábado por la tarde y domingo.

Respecto a los estudios, suelo estudiar por las tardes después de los entrenamientos. Más que estudiar, es hacer todos los deberes, trabajos y proyectos de las diferentes clases del semestre. El verdadero estudio llegaba los días previos a los exámenes, tanto en los exámenes que tenían lugar durante el curso, como en los exámenes finales. En época de exámenes, soy una persona que estudia bastante, pues me gusta aprender y sacar buenas notas.

Y no me quiero olvidar de algo que siempre viene bien y ayuda para un mejor rendimiento a todos los niveles, que es salir con los amigos. Esos momentos de desconexión con el grupo de amigos lo considero esencial en mi día a día. Siempre tiene que haber tiempo para todo, pues encontrar el equilibrio en la vida es primordial. Así que después de un día de entrenamientos, clases, y tiempo dedicado al estudio, ¡me gusta dejar un momento para disfrutar de las amistades!

  • ¡Cuéntanos algún momento que no vayas a olvidar de estos dos años en EEUU!

Algo que nunca vaya a olvidar es este segundo año de universidad. Justo antes de comenzar la temporada, el “head coach” que teníamos se tuvo que marchar, por lo que el entrenador asistente pasó a ser el entrenador principal. Además, justo ese año no contábamos con un “graduate assistant coach”, por lo que en el equipo técnico teníamos al entrenador principal y a la fisioterapeuta. Por otra parte, éramos ocho chicas en el grupo de jugadoras; sin embargo, dos de ellas no podían jugar por diferentes reglas de la NCAA. Por tanto, éramos tan solo seis. En los torneos se juegan tres partidos de dobles y seis de individuales. No podíamos fallar.

Y pienso que, aunque perdimos en la final del torneo de la Conferencia y nos quedamos a las puertas de la presencia en los Nacionales, no fallamos. Dimos todo lo que teníamos durante toda la temporada, de principio a fin. Nos unimos muchísimo como personas y como equipo, no solo nosotras sino también todos los fans, “donors” y “supporters” del equipo de tenis. Éramos una familia y esa unión de todos nosotros tras haber pasado por diferentes situaciones poco favorecedoras justo al inicio de la temporada fue inolvidable. Algo especial.

  • ¿Qué le dirías a un tenista que se está planteando la opción americana?

La opción americana es una recompensa a todo el trabajo realizado desde que se empieza a practicar una disciplina, en este caso el tenis. Estar estudiando y practicando tu deporte al máximo nivel al mismo tiempo es algo que no en todos los países se tiene la posibilidad de realizar, y en eso, Estados Unidos está muy avanzado. Además, la opción americana ofrece la oportunidad de que, si quieres seguir adelante con tu deporte tras la universidad, lo puedes hacer con la seguridad de que tienes una carrera universitaria a las espaldas que en cualquier momento te puede ayudar. Además, el hecho de haber estudiado en una universidad americana donde la primera lengua es el inglés y la experiencia cultural vivida es muy amplia, te va a abrir muchas puertas en el futuro, especialmente habiendo sido estudiante-atleta.

Además, si tu objetivo como deportista es llegar a ser profesional, la opción americana no es un obstáculo, ¡al contrario! Las ayudas que vas a recibir allí van a ser muy grandes, los entrenamientos, las instalaciones, entrenadores, preparadores físicos, fisioterapeutas, psicólogos… el despliegue de medios de la universidad te ayudaría en todo lo posible para que consiguieras tus objetivos.

Dicho esto, recomiendo la opción americana sin ninguna duda a todo aquel que esté pensando en ella. Sinceramente, you don’t want to miss it.

 

BECAS DE TENIS EN EEUU

¿Tú también eres tenista? ¿Te gustaría seguir con tu deporte mientras estudias una carrera? ¡Puedes vivir una experiencia como la de Judit! Las becas de tenis en USA son la opción perfecta para compaginar estudios y deporte.

Si quieres conocer tus opciones de beca, el primer paso es completar con tus datos el formulario de nuestra página web. De esa forma, expertos de AGM podrán contactar contigo y hacerte una evaluación de tus opciones de beca. ¡Vamos, es el momento!

SUSCRÍBETE AL BLOG
Recibe los últimos artículos de AGM.

Recibe los últimos artículos de AGM.

Ver política de privacidad

Sandra Pallarés
sandra.pallares@agmeducacion.com


¿QUIERES QUE TE INFORMEMOS SOBRE TUS POSIBILIDADES?

Te recordamos que AGM puede evaluarte sin compromiso