"Estados Unidos me lo ha dado todo"

Sonia Pérez Arau (Barcelona, 1991), comenzó dando sus primeras brazadas siendo una niña en el Club Natación Sant Andreu. Apasionada de la moda y de la nadadora olímpica Missy 488162_10151405700327589_335038661_nFranklin, a la que conoció en USA, la catalana fue becada por Florida International University para poder compaginar el deporte y sus estudios de Hospitality and Tourism Management. Actualmente trabaja como Delegada Comercial en la Zona de Cataluña para la empresa AGM Sports, dedicada a gestionar becas deportivas en Estados Unidos.

Entrenamientos en Barcelona

Sin dejar nunca de lado los estudios, mi vida era sinónimo de natación. Con 15 años dejé mi colegio de toda la vida para entrar al CAR de Sant Cugat. Después de pasar un año duro en el centro, volví al club. Siempre le dediqué mas horas a estar en la piscina que a cualquier otra cosa para hacer lo que me hacía más feliz, que era nadar.

La gran decisión: me voy a Estados Unidos

Recuerdo que hablando con una amiga, también nadadora y un referente para mí, me habló de esta opción. Me dijo que ella tenía pensado hacerlo y ahí fue cuando empecé a investigar. No tuve que pensarlo mucho, lo único que veía eran ventajas. Mis padres me dijeron que estaba un poco loca, y mis amigos, lo veían como algo muy lejano casi inalcanzable, pero graduarme en una universidad americana se convirtió en mi sueño.

Cuando yo me lo planteé, había poca información en general sobre esta opción. Creo que a día de hoy ya se empieza a conocer un poco más, pero todavía falta mucho por hacer y por conseguir. Siguen existiendo casos, en mi opinión demasiados, de deportistas que dejan de estudiar para dedicar su vida a nadar o a hacer otro deporte, y no saben que pueden hacerlo igual sin dejar sus estudios de lado, incluso a un nivel superior del que pueden ofrecer los sus clubes.

El proceso hasta llegar a EEUU

El proceso en mi caso duró un año y medio más o menos. A nivel deportivo firmé un par de becas muy buenas, pero mi nivel del SAT no era el suficiente como para ser admitida en ese tipo de universidades. La primera vez que hice el SAT estaba un poco perdida y como nivel de inglés no era muy alto, opté por empezar en una universidad de segunda división que requería menos nota de SAT. Aprendí inglés y me volví a registrar para los exámenes porque me habían vuelto a ofrecer beca en primera división y no podía desaprovechar la oportunidad, así que en mi año sophomore es cuando empecé en Florida International University, sin duda, una de las mejores decisiones que he tomado en mi vida.

Welcome USA

A pesar de que se viven momentos duros, no me costó mucho adaptarme a la vida en Estados Unidos. Una de las cosas que creo que más notamos los deportistas españoles al llegar allí es que la gente enseguida te echa una mano en lo que sea, sorprendentemente también en los deportes individuales como es mi caso.

1891189_676305442413414_1306251892_nLos entrenadores son como tus padres y los compañeros de equipo como tus hermanos, ya que casi todos están en la misma situación que tú; incluso los americanos, ya que muchos de ellos están también lejos de sus casas y también supone un gran cambio para ellos. Esto creo que hace que en los equipos, los compañeros estén muy unidos. Así que podría decir que el compañerismo que hay fue lo mejor que me pude encontrar a mi llegada a Estados Unidos y  uno de mis mejores apoyos. Lo peor, inevitablemente, el echar de menos a los tuyos. Ya no solo en algunos momentos en los que te sientes solo, por pocos que sean, si no también en los buenos momentos. Yo hubiera dado cualquier cosa por poder disfrutar muchas alegrías que la universidad me dió con mi familia y amigos al lado.

La competición en Estados Unidos

Estados Unidos a nivel deportivo es otro mundo. A pesar de que la natación es un deporte individual, allí también hacen que sea un deporte de equipo y te enseñan el valor que tiene estar unido en los momentos de tanta presión. Para mí los entrenamientos son más intensos allí, se entrena el mismo número de horas, pero se aprovechan el doble. Se pierde muy poco el tiempo. Pero lo que a mí más me marcó fue la mentalidad que tienen, cómo afrontan los retos, y el apoyo, sobretodo psicológico, que recibes por parte de compañeras y sobre todo entrenadores. Y eso es justo lo que a mí más me hacía falta. Perdí el miedo por completo a competir, es más, volví a disfrutar de la competición como cuando tenia doce años.

La vida en el campus

La vida en el campus es increíble. Es como una ciudad “pequeña” (en mi caso, 40.000 estudiantes). La residencia podría casi llamarse hotel, tienes restaurantes, tiendas y puedes hacer cualquier tipo de actividad. A los que nos gusta el deporte también teníamos la oportunidad de ir a los partidos de nuestros compañeros de otro equipo y lo hacíamos normalmente todas las del equipo juntas. Allí el deporte es un espectáculo.1795677_676305969080028_1034888769_n

En cuanto al tema académico, recibes todo tipo de apoyo. En mi universidad hay un centro de apoyo académico sólo para deportistas, donde pasaba algunas horas a la semana y tomaba clases particulares de las que se hacia cargo la universidad para las clases que eran más complicadas, sobretodo en mi tercer y cuarto año.

Y por supuesto teníamos fisioterapeuta, bañeras de contraste, nutricionista, médicos… Con todas esas comodidades es imposible fallar.

La vuelta a España

Estados Unidos a día de hoy puedo decir que me lo ha dado todo. Mis padres siempre dicen que me fui siendo una niña y volví siendo una mujer. La verdad es que no es un camino fácil para los que toman la decisión, tienes que afrontar cualquier problema en solitario. Pero cuando vuelves tienes una madurez que no tienen los chicos que no han ^A797DF47BFFD7733FE5E5E05D8B1EAA3ACB54998E145085B3F^pimgpsh_fullsize_distrpasado por eso y la experiencia al mirar atrás no la cambiaría por nada. He cumplido mis sueños, primero, académicamente, ya que creo que no podría haberme graduado aquí en cuatro años y mucho menos con el nivel de inglés que tengo. Y también deportivamente, viviendo todo lo que viví allí, todo lo que llegué a mejorar, aprender lo que es el deporte de equipo, conocer a deportistas que son mis ídolos, etc.

Creo que a día de hoy aún no he sabido describir lo que viví allí con la natación. Y a nivel personal por supuesto me quedo con las amistades que he hecho, entrenadores por los que siento admiración, compañeras que hoy en día son mis mejores amigas… Ojalá muchos deportistas más conozcan esta oportunidad y la aprovechen como ya hemos hecho muchos.

La oportunidad laboral

En cuanto acabé la universidad en Florida, estuve un año trabajando en Nueva York en la oficina de admisiones de otra universidad. Al poco tiempo, AGM Sports me ofreció la posibilidad de trabajar con su equipo y no lo dudé ya que a través de mi trabajo puedo dar a conocer esta opción de futuro a muchos deportistas que como yo, podrían vivir esta experiencia increíble.

————————————————————————–

Si eres nadador o nadadora y has participado en pruebas nacionales o internacionales, muchos entrenadores americanos están buscando un perfil como el tuyo. Haz clic aquí e infórmate.

 

Equipo AGM
marketing@agmeducacion.com
Suscríbete a nuestro blog!

Recibirás un aviso cuando publiquemos un artículo



¿QUIERES QUE TE INFORMEMOS SOBRE TUS POSIBILIDADES?

Te recordamos que AGM puede evaluarte sin compromiso