El futuro del deporte femenino español pasa por las universidades de Estados Unidos

Deportistas en Estados Unidos

Estados Unidos nos ofrece, a día de hoy, una oportunidad que en España no pueden tener ni nuestras mejores deportistas. Estamos hablando de una serie de beneficios imposibles de encontrar en nuestro país, en especial en estos momentos donde cada vez hay menos recursos destinados al mundo del deporte, y donde el deporte femenino sale todavía más perjudicado. Un futuro en una universidad americana es un objetivo alcanzable para cientos de nuestras chicas, especialmente en algunos deportes como tenis, golf, atletismo, fútbol, voleibol, natación o baloncesto. Un futuro en EE.UU. aporta a nuestras chicas una serie de beneficios de grandísimo valor a corto, medio, y largo plazo, algo que vemos cada día en nuestras comunicaciones (entrevistas con deportistas españoles en Estados Unidos) con los cientos de deportistas con los que hemos trabajado desde AGM Sports:

  • Continuar con el deporte al más alto nivel durante 4 años, entrenando cada día y compitiendo durante la mayor parte del año
  • Compaginar deporte de alto nivel con estudios universitarios, con apoyos desde todos los puntos de la propia universidad
  • Prolongar la carrera deportiva al menos hasta los 23 años
  • Recibir una formación universitaria de alto nivel y de reputación internacional, sin dejar el deporte a un lado
  • Adquirir una visión internacional, con años de experiencia fuera de España
  • Volver a España con un inglés perfecto, tanto hablado como escrito
  • Conseguir altísimas becas, que pueden cubrir TODOS los gastos en Estados Unidos durante esos 4 años (dependiendo del deporte y del nivel deportivo y académico de la deportista)

Las universidades americanas ya cuentan con alrededor de 150 deportistas españolas pero, viendo la situación que tenemos en España y las oportunidades que van a tener nuestras jóvenes deportistas, la inmensa mayoría de nuestras chicas deberían plantearse un futuro deportivo y académico en Estados Unidos. En algunos deportes donde nuestro nivel es alto, como el tenis, el golf, el atletismo o el fútbol, cientos de nuestras chicas podrían beneficiarse del sistema americano cada año. Otros deportes, como voleibol, natación o baloncesto, reparten cada año miles de becas, que muchas de nuestras jugadoras de más nivel podrían recibir. Algunas deportistas españolas de alto nivel ya están convirtiéndose en las mejores deportistas universitarias de Estados Unidos, como demuestra la tenista Cristina Sánchez-Quintanar, clasificada entre las 10 mejores tenistas de la NCAA (entrevista en vídeo a Cristina en Texas A&M).

El sistema universitario americano ofrece unas inmejorables condiciones a deportistas de todo el mundo, pero muy especialmente al deporte femenino, gracias a una Ley Federal americana llamada Title IX. Esta ley, que ha cumplido este año 40 años, obliga a todas las universidades a ofrecer las mismas condiciones al deporte masculino y al femenino, lo que significa que tienen que dar el mismo trato a chicos y a chicas, tener los mismos medios a disposición de equipos masculinos y femeninos, las mismas infraestructuras para entrenar y competir, la misma cantidad de ropa, los mismos materiales de competición, el mismo presupuesto para viajes, y un largo etcétera de acciones y obligaciones que en nuestro país crearían indignación, sobre todo en algunos deportes.

Todos preferiríamos tener los medios necesarios para que nuestros deportistas se formaran y compitieran en España, y que nuestros jóvenes pudieran quedarse en nuestro país, como han hecho hasta hace muy poco. Pero la situación financiera por la que estamos pasando nos obliga a pensar en opciones creativas que puedan dar oportunidades a nuestros estudiantes y deportistas, y las universidades americanas representan la mejor opción posible para deportistas de medio y de alto nivel.

Equipo AGM
marketing@agmeducacion.com
Suscríbete a nuestro blog!

Recibirás un aviso cuando publiquemos un artículo



¿QUIERES QUE TE INFORMEMOS SOBRE TUS POSIBILIDADES?

Te recordamos que AGM puede evaluarte sin compromiso