Alejandro Crespo, tenista graduado en USA en 3 años con distinción Magna Cum Laude

alejandro crespo

Si eres deportista, sabes las dificultades de compaginar los entrenamientos y las competiciones con los estudios. Más aún cuando se decide ir a la universidad. Por eso, cada vez más deportistas españoles ven las becas deportivas para ir a una universidad en EEUU como la opción perfecta para seguir con el deporte y los estudios. Las universidades americanas ofrecen más facilidades a los estudiantes deportistas para que no tengan que renunciar a su deporte mientras estudian una carrera.

Es el caso de Alejandro Crespo, joven valenciano que consiguió una beca de tenis para estudiar en Estados Unidos. Alejandro ha estudiado la carrera International Business en Lenoir Rhyne University y ha conseguido graduarse en tan solo tres años con la distinción Magna Cum Laude.

Hoy te contamos cómo ha sido su experiencia en EE.UU. y cómo ha conseguido compaginar deporte y estudios destacando por su excelente expediente académico.

LA EXPERIENCIA DE ALEJANDRO CRESPO

 

  • Háblanos un poco de ti, ¿cuándo empezaste a jugar a tenis? 

La familia de mi padre siempre ha estado muy vinculada al mundo del tenis. Tanto mi padre Julián como mi tío Miguel han sido jugadores, entrenadores y posteriormente han trabajado en organizaciones como la Federación de tenis de la Comunidad Valenciana y la Federación Internacional de tenis, respectivamente. Fue mi padre el que me introdujo en este deporte cuando solo tenía 4 o 5 años y desde entonces poco a poco fui entrenando más y jugando más torneos.

Hasta secundaria no tuve demasiados problemas para compaginar los estudios con el tenis. Pero a partir de bachillerato me di cuenta de que no podía entrenar tanto ni jugar tantos torneos si quería mantener los buenos resultados académicos que había obtenido hasta entonces para llegar a la nota de corte del doble grado en derecho y ADE que quería estudiar.

Me encantaba jugar por diversión pero también esforzarme entrenando y sobre todo la adrenalina de la competición. Pero me di cuenta de que si la exigencia académica de la carrera iba a ser superior a la de bachillerato, no iba a tener tiempo de hacerlo todo. Ambas actividades no están pensadas para ser compaginadas aquí en España.

 

  • ¿Siempre has sido tan buen estudiante? ¿Tu expediente académico te ayudó a conseguir la beca para ir a EE.UU.?

Siempre he sido muy buen estudiante, no recuerdo ningún año en el que tuviese una media inferior a 9 en el colegio. Además, he tenido la gran suerte de que mis padres me han llevado desde muy pequeño a una academia de inglés, por lo que antes de irme a EE.UU. ya tenía un muy buen nivel. Eso me permitió conseguir una calificación muy alta tanto en el SAT como en el TOEFL.

Para ser elegible y competir en una universidad americana has de tener una nota mínima. Por eso, los coaches no solo buscan buenos jugadores, sino que también se interesan y ofrecen más beca a aquellos que destacan en lo académico. No quieren preocuparse por ir detrás de sus jugadores para que entreguen trabajos y estudien para exámenes. Quieren gente autosuficiente con el fin de centrarse en lo deportivo, que es su principal función.

En mi caso, mis buenas notas fueron clave para conseguir mejores ofertas que otros estudiantes atletas que no eran tan brillantes en ese aspecto.

  • ¿Por qué decidiste irte a USA? ¿Cómo llegaste a conocer la opción de irte a EEUU con una beca deportiva?

Tomé la decisión de irme a EEUU porque quería estudiar una carrera sin dejar de entrenar y competir en torneos de tenis. Afortunadamente, me di cuenta con suficiente antelación, no como otros compañeros y amigos más mayores que yo no habían sido capaces de compaginar ambas actividades en España.

Recuerdo que una tarde de noviembre durante la semana del Valencia Open 500 que se disputaba en La Ciudad de las Artes y las Ciencias, Gonzalo Corrales vino a mi academia de tenis a verme a mí y a otros compañeros entrenar. Posteriormente, nos explicó la opción de irnos a EEUU con becas deportivas y académicas y me pareció muy interesante. Por eso decidí lanzarme y empezar el proceso de recruiting con AGM.

 

  • ¿Cómo fue el proceso para conseguir la beca? Explícanos las principales dificultades que encontraste y cómo preparaste los exámenes.

Si bien no fue un proceso rápido ni sencillo, recuerdo que conseguir la beca fue más fácil de lo que me esperaba. Como tenía un buen nivel de inglés, no me costó excesivamente aprobar el SAT y el TOEFL con buenas notas. Solo tuve que dar unas pocas clases particulares con un preparador americano que me aconsejaron en Valencia.

En AGM se encargaron de difundir mi perfil a todas las universidades en las que encajaba. Las ofertas fueron llegando por email. Y después de hacer Skype con varios coaches e informarme sobre todos los equipos que se habían interesado por mí, decidí firmar por Lenoir-Rhyne University, de División 2, en Carolina del Norte.

  • Cuéntanos cómo ha sido tu experiencia en EE.UU.

He tenido una gran experiencia en EEUU. Al principio me costó un poco encajar el cambio, pero lo disfruté mucho una vez me acostumbré a vivir fuera de casa.

Las instalaciones de mi universidad estaban muy bien, el campus era muy bonito y en mis tres años allí no han parado de invertir en mejorarlo. Lo único que me faltó fueron pistas de tenis en el campus. Los primeros dos años entrenamos y jugamos en un instituto que había muy cerca de la universidad y en mi último año nos trasladamos al YMCA de mi ciudad.

Pero sin duda lo mejor que me llevo son las amistades y la variedad de gente que no habría conocido en ningún otro sitio. Solo en mi equipo había 13 nacionalidades diferentes representadas. Interactuando con todos ellos aprendí mucho sobre su cultura y lo más bonito es que he podido viajar a varios de sus países y ellos van a venir a España también.

 

  • ¿Cómo es el compatibilizar estudios y deporte? ¿Crees que es más fácil hacerlo en EEUU que en España?

Sin duda es mucho más fácil compatibilizar los estudios con el deporte en EEUU que en España. Los profesores son muy comprensivos y, en la mayoría de los casos, no te bajan nota si faltas a clase, te pierdes un examen, o entregas algo un poco tarde debido a un compromiso deportivo.

Pero esa flexibilidad no afecta a la exigencia académica, que es la misma para todos los estudiantes, sean deportistas o no. Además, en mi universidad los deportistas tenían preferencia para inscribirse a las clases para que sus horarios fueran similares para poder entrenar juntos.

  • ¿Cómo organizabas tu horario en EEUU? 

Un día cualquiera en USA podría estar organizado de la siguiente manera:

  • 7:00 Despertarse
  • 7:30 Desayuno
  • 8:00-12:00 Clases
  • 13:00 Comida
  • 14:00 Gimnasio
  • 15:00 Entrenamiento
  • 17:30 Ducha/Descanso
  • 18:30 Cena
  • 19:30 Estudiar
  • 23:00 Dormir

La temporada de competición de tenis es normalmente en el Spring semester, de enero a mayo. Por lo tanto, hacíamos una pretemporada larga, entrenando más horas y más duro durante el Fall semester, de agosto a diciembre.

 

  • ¿Qué diferencias has encontrado entre el sistema educativo español y el americano?

El sistema educativo español, por lo general, es muy teórico. Consiste en memorizar muchos conceptos y plasmarlos en un examen final. En cambio, el americano es mucho más práctico. Normalmente los grupos son mucho más reducidos, lo que permite a los profesores dar un trato personalizado. En mis clases, por ejemplo, éramos unas 25 personas de media.

Los profesores te evalúan continuamente con trabajos y exámenes parciales para asegurarse de que entiendes el contenido y que lo llevas al día. Además, visitas empresas reales para ver en vivo cómo es el mundo laboral y haces presentaciones orales sobre lo que has aprendido en las visitas.

En mi opinión, en el sistema americano es más fácil aprobar y sacar buenas notas y además la enseñanza es mucho más útil. Los estudiantes salen con conocimientos que concuerdan más con lo que demanda la sociedad.

  • Háblanos del nivel académico, ¡eres todo  un ejemplo de estudiante! Has hecho la carrera en 3 años, ¿cómo te has organizado para conseguirlo? 

Durante mi primer año de universidad me di cuenta de que tenía capacidad para cursar más créditos por cuatrimestre. Entonces pensé que podría ser interesante adelantar un año. Para ello, hice más créditos durante el curso, así como clases online y prácticas curriculares en verano desde España. Finalmente, pude graduarme en 3 años con la distinción Magna Cum Laude.

  • ¿Y el nivel deportivo? Háblanos de cómo eran los entrenamientos y cuántas horas les dedicabas.

El nivel y la profesionalidad deportiva son muy elevados. En los entrenamientos nuestro coach nos exigía al máximo, tanto en esfuerzo como en actitud positiva. Entrenábamos dos horas y media de tenis diarias, dos sesiones de una hora de pesas semanales, una o dos sesiones de una hora de intervalos o agilidad en la pista de atletismo o en las de tenis… y además teníamos que correr 4 millas a la semana por nuestra cuenta a menos de una velocidad marcada por el coach.

  • ¿Qué tal el convivir con estudiantes de tantas partes del mundo? ¿Coincidiste con algún español?

Yo me considero una persona muy sociable, me encanta conocer gente nueva. Tener la oportunidad de convivir con tanta gente tan diferente te abre los ojos y te permite conocerte más a ti mismo y tu propia cultura. Es una experiencia fantástica que todo el mundo debería tener alguna vez en la vida.

Coincidí con varios españoles, en mi equipo había dos más, en el de golf otros dos y en el de fútbol había 4 chicos y una chica.

  • Cuéntanos alguna anécdota de tu experiencia en USA

Estábamos una vez en el torneo regional y los partidos empezaban a las 8 de la mañana. Así que teníamos que despertarnos sobre las 6 para poder desayunar y llegar al club a las 7 para calentar. Nos fuimos a dormir sobre las 22 y alrededor de la 1 un compañero oyó un ruido en la habitación del hotel, creyó que era su alarma, se levantó y se puso a ducharse.

El ruido nos despertó a todos y otro amigo del equipo fue al baño a preguntarle qué hacía duchándose a la 1, y él le contesto que eran las 6 y que había sonado el despertador. Estuvimos todos riéndonos durante una hora hasta que pudimos volver a dormir.

  • ¿Qué consejo le darías a un deportista que se está planteando la opción americana?

A cualquier persona que se esté planteando esta opción le aconsejaría que, aunque parezca muy duro estudiar para todos los exámenes mientras sigues entrenando y compitiendo, merece la pena. Ha de prepararse bien en todos los aspectos para poder optar a ser admitido en las mejores universidades.

  • Ya has acabado la carrera, ¿qué planes tienes ahora?

Aunque pensé en la posibilidad de quedarme en EEUU, finalmente voy a continuar mi formación en una escuela de negocios en Barcelona. En estos momentos estoy buscando un puesto de prácticas para compaginarlo.

 

CONSIGUE UNA BECA DE TENIS EN EE.UU.

Alejandro Crespo ha conseguido vivir el sueño americano gracias a una beca deportiva en EE.UU. ¿A ti también te gustaría compaginar estudios y deporte en una universidad americana? ¡Puedes hacerlo! El primer paso es completar con tus datos este formulario de nuestra página web. De esta forma, expertos de AGM se pondrán en contacto contigo para informarte de tus opciones de beca en Estados Unidos.

SUSCRÍBETE AL BLOG
Recibe los últimos artículos de AGM.

Recibe los últimos artículos de AGM.

Ver política de privacidad

Sandra Pallarés
sandra.pallares@agmeducacion.com


¿QUIERES QUE TE INFORMEMOS SOBRE TUS POSIBILIDADES?

Te recordamos que AGM puede evaluarte sin compromiso