¿Qué es un ¨walk-on”?

Se ha informado en estos días del futuro universitario de Adriá Gasol, el hermano pequeño de los Gasol, que formará parte del equipo de baloncesto de UCLA mientras empieza sus estudios de Ingeniería en esta prestigiosa universidad americana.

Adriá ha entrado en el equipo en calidad de ¨walk-on¨, término que se utiliza para aquellos deportistas que están dentro del equipo pero que no reciben beca deportiva. En contra de algunas informaciones que han salido publicadas en estos días, los ¨walk-on” existen en la mayoría de universidades y en la mayoría de deportes, y las razones por las cuales se puede ser ¨walk-on” pueden ser muy diferentes:

1)      El entrenador puede tener mucho interés en el jugador pero haber otorgado ya todas las becas que tenía para el año. En este caso le ofrece al jugador entrar en el equipo sin beca, con el compromiso de evaluar su situación de beca al año siguiente, cuando tenga dinero disponible (las becas deportivas son anuales, renovándose año tras año).

2)      El jugador puede tener mucho interés en una universidad (por cuestiones deportivas, sociales o académicas), y pide entrar en el equipo sin beca para formar parte del mismo. Los entrenamientos ayudan en el desarrollo deportivo del jugador, que espera ganarse la confianza de los coaches para años posteriores o para contar con alguna oportunidad de competir durante el año.

3)      El equipo tiene plazas de ¨walk-on¨ abiertas a estudiantes de la universidad, haciendo un proceso de selección (try-outs) para que estos deportistas estén a disposición del equipo deportivo, siendo utilizados como ¨sparrings¨ durante los entrenamientos del equipo durante el año, pero prácticamente sin posibilidad de competir por su menor nivel deportivo.

4)      En algunos deportes, con mayor limitación de beca, algunos jugadores de alto nivel ceden su beca a otros jugadores que necesitan ayuda económica, con el objetivo de poder ayudar al equipo y hacerlo más competitivo.

Los equipos de baloncesto masculinos tienen de 14 a 18 jugadores por equipo, y cuentan con 13 becas. Algunos entrenadores reparten algunas de estas becas para poder dar becas parciales a más jugadores, mientras que otros entrenadores dan 13 becas completas y completan sus equipos con walk-ons. Otros deportes funcionan de similar manera, repartiendo las becas que tienen entre los jugadores del equipo. En tenis masculino cada entrenador de Division I tiene 4.5 becas para repartir entre 8 jugadores, por eso es tan difícil el conseguir becas completas en este deporte, por muy bueno que sea el jugador.

Yo personalmente viví el escenario número 4, ya que John Roddick (número 1 de Estados Unidos junior y número 1 en la University of Georgia) cedió su beca deportiva para que yo pudiera aterrizar en Georgia, con el deseo de ganar los NCAA en su último año en la universidad (algo que no logramos ya que perdimos en la final contra el Stanford de los hermanos Bryan).

Otro ejemplo de walk-on nos lo da la película Rudy (http://es.wikipedia.org/wiki/Rudy_(pel%C3%ADcula)), la película que todo deportista universitario ha visto en los autobuses antes de los partidos, y que cuenta el sueño de un chico de ser parte del programa de fútbol americano de la University of Notre Dame. Un verdadero clásico del deporte universitario americano, que nos explica a la perfección cual es la función de algunos walk-ons en algunos programas deportivos.

En AGM Sports hemos vivido o visto todas estas situaciones, ya que son muchos los entrenadores que quieren a deportistas para sus equipos pero que no tienen becas disponibles. La decisión depende de cada familia, que tiene que evaluar si la inversión a realizar merece la pena. La mayoría de nuestros clientes se van a Estados Unidos con altas becas, pero algunos de nuestros clientes prefieren hacer una inversión con tal de estudiar (o jugar) en el sitio idóneo para el futuro del chaval.

Adriá va a tener la oportunidad de estudiar en una de las universidades más prestigiosas de Estados Unidos, formar parte de uno de los equipos universitarios con mayor tradición en el mundo del baloncesto, disfrutar de la vida en uno de los campus más famosos del planeta, y vivir en la ciudad en la que su hermano es un verdadero ídolo. Pase lo que pase con su futuro en el mundo del deporte, las experiencias que viva en UCLA serán irrepetibles (en lo deportivo, en lo académico y en lo social), y lo peor que lo podrá pasar es que acabe con una carrera de Ingeniería de UCLA dentro de 4 años.

Guillermo Gasca
guillermo.gasca@agmeducacion.com

Apasionado de los deportes de montaña. IG: @guillegasca

Suscríbete a nuestro blog!

Recibirás un aviso cuando publiquemos un artículo



¿QUIERES QUE TE INFORMEMOS SOBRE TUS POSIBILIDADES?

Te recordamos que AGM puede evaluarte sin compromiso