Estados Unidos: el punto de inflexión en la carrera de Georgi Rumenov

LA DECISIÓN

Mi nombre es Georgi Rumenov y mi aventura universitaria en Estados Unidos comenzó en 2011 en Armstrong State University, en el estado de Savannah GA.3

Unos meses antes de dar el salto a Estados Unidos, me tocó tomar una de las decisiones más complicadas de mi vida teniendo que elegir entre dejar de competir al tenis profesionalmente o marcharme a un nuevo país y comenzar una aventura que, a priori, sonaba utópica. Al final aposté por la segunda opción con todo lo que ello implicaba, sobre todo separarme de mi familia y mis amigos.

A día de hoy, soy graduado en Económicas en Estados Unidos, tengo un inglés perfecto tanto hablado como escrito y, tras mi vuelta de Estados Unidos, estoy volviendo a competir y disfrutar del mundo del tenis a nivel profesional. Por ello, estoy totalmente convencido de que fue la decisión más acertada que he podido tomar.

 DEL TENIS PROFESIONAL A USA

Recuerdo todo como si fuera ayer. Tras varios años compitiendo al más alto nivel en España, comencé a perder la ilusión por los torneos y mi cabeza estaba sumida en un mar de dudas. Tras cada golpe que daba en los partidos de mi último torneo, pensaba que el fin de mi carrera en el mundo del tenis estaba muy cerca. De hecho, llegué a perder las ganas y la ilusión por seguir practicando un deporte del que estaba (y actualmente vuelvo a estar) enamorado. A partir de ese momento mis padres y mi buen amigo Javier Garrapiz, que formó parte del equipo de tenis de University of Georgia, me dieron una alternativa y una nueva salida a mi complicada situación. Tanto Javier como mi familia conocían la opción de las becas deportivas en universidades de Estados Unidos, de ese modo me informaron más a fondo y me ofrecieron dicha posibilidad para poder así formarme un futuro en el que pudiera seguir jugando al tenis y compaginarlo con una carrera universitaria. En agosto de 2010 contacté por primera vez con Gonzalo Corrales, Director General de AGM Sports y lo que más me asombró fue lo claro y directo que fue conmigo. Gonzalo, el equipo de AGM y mis padres fueron los grandes artífices de esta historia que me convencieron para irme a Estados Unidos.

 EL PROCESO

El proceso no fue nada fácil ni para mí, ni para familia dado que yo ya tenía veinte años y los trámites eran más complejos y teníamos que aportar mucha documentación para poder ser admitidos en la universidad. Fue un proceso duro pero emocionante, ya que el hecho de recibir cada semana llamadas de los entrenadores e incluso tener la posibilidad de ir a visitar las universidades me levantó la moral y me permitió encontrar una nueva salida a mi futuro académico y deportivo. Con todo esto la decisión estaba tomada: me marchaba a Estados Unidos.

 LLEGADA A USA

A mediados de enero de 2011 hice las maletas, me subí al avión y comencé mi etapa universitaria en Armstrong State University. Cuando llegué recuerdo que no tenia ni idea de hablar inglés, estaba algo nervioso y abrumado ya que la magnitud de las universidades de Estados Unidos es increíble, en cuanto a servicios, equipamiento y organización. Sin embargo, al cabo de un mes, me sentía totalmente integrado en la vida universitaria y en el estilo de vida americano, y lo que más me sorprendió fue que volví a disfrutar y a recuperar el hambre por el tenis.

ArmstrongAtlanticStateUniversity-Main1

Mis compañeros de equipo me ayudaron muchísimo en este proceso, también mis entrenadores y los amigos que hice tanto de mi clase, como de otras carreras. En mi opinión el tenis siempre había sido un deporte individual y el hecho de estar y sentirme parte de un equipo fue realmente increíble. Prácticamente éramos como una familia, o “Wolf Pack” como nos gustaba llamarnos. Las noches largas de estudio, los entrenamientos a las 6 de las mañana o los largos viajes se hicieron mucho menos pesados gracias al buen ambiente y a los grandes momentos irrepetibles que viví con el equipo.

VIDA UNIVERSITARIA

En general mi día a día cambió bastante, un día normal en la universidad era levantarme a las 8:30 de la mañana, tener 2dos o tres clases y acto seguido ir a comer. Después de descansar un poco llegaban los entrenamientos de tenis y los físicos que solían durar unas 5 horas en total. Había algunos días que tenía clases nocturnas, así que una vez terminadas
las clases me tenía que organizar la noche para cenar, estudiar y tener un poco de tiempo libre. Durante la temporada de primavera todo se apretaba más, ya que solíamos viajar por la mañana, jugar la eliminatoria y volver a casa tarde por la noche. Por lo tanto intentaba adelantar cosas los días antes de viajar o estudiar algo en el autobús de vuelta a casa. Personalmente creo que tuve mucha suerte con mis profesores, ya que siempre intentaron ayudarme a recuperar las clases o exámenes que me había perdido por los viajes. Puede sonar muy difícil y de que se disfruta poco de tiempo libre, pero las universidades americanas ofrecen tutores personales que sirven de gran ayuda siempre y cuando te sepas organizar.

Todo esto contrastaba bastante con lo que venía a ser mí día a día en España, que prácticamente lo enfocaba a entrenar y viajar a torneos.  Como dije anteriormente, mi situación para entrar en la universidad fue algo complicada y de los cuatro años de elegibilidad que te otorgan las universidades, únicamente pude competir dos. Sin embargo, puedo decir que durante esos dos años pude vivir los momentos más emocionantes como jugador en una pista de tenis, con la culminación de ser campeones de NCAA en 2012. También conseguí otros objetivos a nivel individual en mi etapa universitaria, pero no eran comparables en nada a conseguirlo con el equipo.

GEORGI RUMENOV EN LA ACTUALIDAD

Con 25 años y una carrera en Económicas he decidido1 dar una segunda oportunidad al mundo profesional. Sorprendentemente en siete meses he conseguido mi mejor ránking y la mejor temporada de mi vida y estoy seguro de que en gran parte es gracias a mi experiencia universitaria. Por último, me gustaría recomendar esta oportunidad al 100% ya que las infraestructuras, las facilidades y el hecho de poder seguir la carrera deportiva sin dejar de lado la formación universitaria es algo que actualmente solo puede ofrecer Estados Unidos y que te permite disfrutar de una experiencia única e irrepetible.

Georgi Rumenov

Trainee AGM Sports

Equipo AGM
marketing@agmeducacion.com
Suscríbete a nuestro blog!

Recibirás un aviso cuando publiquemos un artículo



¿QUIERES QUE TE INFORMEMOS SOBRE TUS POSIBILIDADES?

Te recordamos que AGM puede evaluarte sin compromiso